miércoles, 18 de septiembre de 2013

Mi Departamento Orientalizado -2da Entrega- "Antes y Después" de la cocina.

Antes y Después de mi tiny cocina
Continuando con la serie Mi Departamento Orientalizado -1er Entrega-, encontré unas fotos interesantes de como era la cocina cuando vimos por primera vez el departamento.


Antes de la reforma
La cocina era cerrada. Tenia una puerta y por ende, una pared. Estaba ubicada contra esa pared un lugar para la heladera, aunque tenia una heladera pequeña, tenia miedo que no entrara!.
El mueblecito estándar, se podía ver que no tenia nada, pero nada de mesada.
El artefacto de cocina, bueno...una cocina que nunca había visto! una cocinita de 2 hornallas y un pequeño horno.
Era una kitchenet!


Los azulejos blancos eran un revestimiento como "para no equivocarse". Esta cocina había sido "armada" para la venta y el blanco era un acierto. Sin embargo, la mala distribución, el ser pequeña y cerrada, no tener mesada, y querer cambiar las instalaciones, ciertamente yo no lo iba a dejar así!



Después de la reforma
Tirar la pared abajo fue un acierto! No solo quedar integrada mejoró su aspecto, y la luz que recibía del patio, sino que me dio unos centímetros más para reubicar las cosas.
Hice modificar el calefón, y ponerlo detrás de una viga lo más arriba que se pudiera, eso me permitió llevarme mi heladera y ubicarla de ese costado.

Los muebles simples de melamina blanca, fueron pedidos a medida pero dentro del estándar. Sumaba, restaba, modificaba, hasta que encontré el equilibrio perfecto en todas las piezas.

La mesada, al no tener la pared, pedí que la extendieran como si fuera un "desayunador" y el horno eléctrico era mi mimado. Un horno con todas las letras! para poder cocinar como merece alguien a quien le gusta cocinar =).

El boom de los accesorios para colgar fueron el mejor hallazgo, el barral me dio la posibilidad de aprovechar el espacio aéreo y quedarme con la mayor superficie de apoyo.

La pared contraria de la cocina también era azulejada blanca. Casi un laboratorio =( . Con la onda oriental, me vino a la mente no revestir sino usar color. El rojo (y bien pintado y con muuuuchas manos), creo que le brindó personalidad a la cocina.

Se aprovechó cada centímetro que tenía disponible y creo que fue mi mejor proyecto.

Aún te extraño mi querida cocinita! 

y que piensan? les gustó mi proyecto? espero pueda ser fuente de inspiración. 
Feliz miércoles!



2 comentarios:

  1. Hola,me podrìas ,por favor, decir que producto usaste para pintar de rojo el azulejado blanco,te quedò una terminaciòn perfecta . Gracias . Saludos para vos .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! en realidad lo que hice fue sacar los azulejos de esa pared y quedo con albañileria (pero solo revoque grueso). Los que si eran unos genios eran los pintores. Ellos dejaron las paredes perfectamente lisas! El mérito es de ellos.

      Eliminar

Tu comentario es bienvenido!